lunes, octubre 27, 2008

La fragilidad del tiempo


Ese tic tac de nuevo,
ese pasar de horas como veneno,
despierto aqui, sola, en mi terreno,
rodeada de dolor sin medida ni freno,
solamente observo, sin acercarme al cieno,
porque no me gustan sus caras,
en ellas se refleja en infierno.

La calma rota yace,
con mis sentimientos que renacen,
porque mi corazón ya no es su cárcel,
porque su voz ayuda a que me alce,
a que vuelva a echar a volar,
hoy sus alas me ayudan a alcanzar
tantos sueños como mariposas
que dormían bajo algún secreto quizás,
escondidas, atrapadas, temblorosas,
aguardando con infinita esperanza,
a que su principe les salvara
y les quitara su coraza.

Ahora no saben, no quieren, no hablan,
tan solo quieren vivir,
aunque a veces las cosas no les salgan
más allá del tiempo, del espacio, del alma,
sin hablar de resentimiento,
solos, en la nada,
pero acompañados a cada momento,
por una ilusión llena de belleza
que te llene la mente y el cuerpo,
la vida, sus dudas y amenazas,
para que así puedas responder
que cada segundo, es un momento que pasa,
que cada momento es un recuerdo,
que cada recuerdo es una palabra,
pero que las palabras se las lleva el viento,
igual que el pasado,
y aquellos segundos que ya nadie alcanza...

2 comentarios:

  1. cuando vuelve, si lo hace... es como recibir un plus de tiempo. Todo comienza a ser más intenso... tanto, que a veces llegados a al culmen, se precipita TODO

    me encanta

    ResponderEliminar

Gracias por bucear en mis sueños.

Buceadores recientes

¿Cuántos bucearon?