viernes, octubre 10, 2008

Luna


Aquella joven de lindo rostro y tez morena, a menudo solía ir a aquel lago de aguas cristalinas para pensar, para salir de la rutina diaria y escapar del mundo real.

Siempre que llegaba no podía evitar sentir felicidad en ese corazón que casi siempre vagaba solitario; una extraña alegría la albergaba al ver el reflejo de la luna en sus aguas, las que parecían susurrar algo que nunca lograba entender.


Una noche la joven llegó más triste que de costumbre, intentó sonreír al llegar al lago pero no lo consiguió. Con lágrimas en los ojos, miró a la luna.

-¿Por qué no me dejan ser feliz?, ¿acaso no lo merezco?

Gritó llena de rabia; desués se metió en el lago hasta llegar a una roca de gran tamaño que se situába en el centro de éste; una vez allí se soltó sus largos cabellos negros al viento, sentada de cara a la luna, la que la iluminabacon sus suave luz; permaeció quieta, oyendo el susurro de las aguas que parecián entonar una canción.

-Nadie te impide que seas feliz, es tan solo que tú misma no has sabido encontrar la felicidad.

Se sobresaltó al oír aquello, ¿de dónde provenía aquella voz?, ¿quién era?

-Ho... hola... hay alguien ahí?

Preguntó muy confusa, pero no escuchó respuesta alguna.


De vuelta a casa seguía preguntándose sobre lo ocurrido aquella noche, fuera lo que fuese, no podía negar que tenía razón, quizás había vivido demasiado tiempo encerrada en su mundo y nunca oyó lo que los demás pensaban de ella.

Al siguiente día, al ir a clase, buscó fuerzas y decidió hablar con sus compañeros; éstos, al contrario de lo que ella pensaba, fueron muy amables con ella, incluyéndola en el círculo de amistad de la clase.

Por la noche, como de costumbre, volvió a ir al lago, esta vez en su corazón no había tristeza y amargura, sino paz y felicidad. De nuevo, se fue hacia la roca de la noche anterior y vió sobre ésta un colgante, lo cogió y leyó lo que ponía en su reberso: "Luna"; junto a él vio una nota, la abrió y miró su contenido: "¿Ves?, solo intentandolo podras ser feliz; sigue luchando por tus sueños y lograras comprender la base de la vida".

La joven se quedo sorprendida, se puso el colgante y se marcho a su casa.

En su corazon no habia ni rastro de aquella soledad que antes la agobiaba, esot se vio sustituido por una esperanza de no desfallecer, de no dejar de luchar por sus sueños, solo luchando los lograria cumplir, siendo fuerte alcanzaria aquellas metas que siempre penso que no podria realizar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por bucear en mis sueños.

Buceadores recientes

¿Cuántos bucearon?