viernes, octubre 10, 2008

Muerta...


Muerta está una vida nueva,

lastimosa y callada esperando que vuelva,

el día de luz, que el alba aparezca

en un corazón que solo de sombras se apresa...


Una luz infame y nublada

acaricia la llaga de un alma callada

que lucha por salir hoy y ser amada

que reacciona tan solo al oír su llamada...


La llamada de un haz de calor

que acaricie mi alma con todo su ardor

sentir un abrazo en el que fundirme hoy,

en el que esconderme y a arroparme voy...


Muerta están las lágrimas que caen

silenciosas e invisibles rozan

las nubes y sombras de una vida rota...


Calla mente mía, traicionera

calla y no me castigues más, tenme pena,

no grites más en mi memoria

no pisotees más aún mi honra...



Vuela libre aquella negra golondrina,

se posa en mi ventana, y callada, me mira,

"¿qué quieres silenciosa y bella golondrina?,

¿tú también vienes a reírte de mi vida?,

tal vez solo quieras darme envidia,

pues tú vuelas libre, y yo aquí estoy, dormida..."


Ella seguía callada, tan solo mira

tal vez no me entienda, tal vez nunca nada diga

pero sé bien que aquella oscura golondrina

es el sueño que quise de mi vida.

Volteándome de nuevo la miré, decaída,

y ella miróme con sus ojos aguileños

se posó en mi hombro,

y se quedó dormida...Yo acaricié su sueve pelaje

de sombras escondidas

y sorprendióme a mi entonces

que bella era su vida

ella era libre, y callaba, mas sentía

fue entonces cuando comprendí

quién era aquella golondrina

era el recuerdo de un oscuro día

en el que mi alma perdí

y se quedó perdida

hasta hoy, este día

en el que encontré de nuevo aquella salida

encontré de nuevo el sueño

que siempre quise en mi vida

el volar hasta tu ventana

y anunciarte un nuevo día,

verte despertar cada mañana

y sacarte de la agonía

aunque yo ya esté muerta

tu vida seguirá con la mía,

tu corazón no me pertenece,

tu piel no está junto a la mía,

tus sueños no son mis sueños,

tu risa no va al compás de la mía

pero mi amor,

por verte cada día,

cambiaré mi vida

por la de esta golondrina

así podré llorar, pero será de alegría

aunque tú no me quisieras

feliz hoy estaría

si alguna vez, aunque fuere en sueños

estuvieres al lado mía...


Al cabo de un rato pensando,

me quedé al fin dormida,

abrazada al llantode no tenerte, vida mía.

Sola miro el reflejo que me ofrece la golondrina

aprendí poco a poco a quererte;

y ahora mi corazón no te olvida,

su dulce cantar me alegra un poco el día

aunque su cantar sea triste,

a mi mente no se le olvida

que esta golondrina es el recuerdo

que me queda de tu vida

y con ella estaré hasta el fin de la mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por bucear en mis sueños.

Buceadores recientes

¿Cuántos bucearon?