sábado, noviembre 08, 2008


La soledad, una mezcla de biología y de idealismo. El animal que busca su alma. Ese dualismo entre lo natural: la carne, el placer, el impulso; y lo humano, lo abstracto, el sentimiento.
Una extraña combinación química que conocemos como amor.
Ese extraño visitante que nos visita en los momentos más inesperados, que toca la puerta del corazón, que alimenta esa hambruna internas, esa sensación de tener adentro todo un universo, y de tener a nuestro lado a la eternidad.
La convicción de que esta vez sí somos felices, y de que entre todas las mentiras que existen y existirán, que has vivido tu o he vivido yo, la que compartimos juntos ahora es la mejor que jamás hemos podido imaginar, la que más nos acerca a una verdad, a una seguridad.
Pero aquí no estas tu. Aquí estoy yo, y solo yo.
Cargando con mis misterios, mis temores, mis virtudes y mis defectos. Llevando tras de mi las piedras, las cadenas y un suave pétalo de flor. Y allí, las alas de una mariposa. Hermosa, delicada, perfecta. Casi divina; que vuela y se aleja, que se acerca y pasa de largo. Buscando el mismo alimento.
Pero hoy la niebla es muy densa. No hay encuentro, no hay contacto.
Solo mas desolación...

2 comentarios:

  1. En alguna parte ha de estar solitario, probablemente pensando en tí, el futuro asesino de tu soledad.

    O si lo prefieres, el acompañante solitario que te mostrará que pese a todo el caos que nos rodea, pueden existir momentos perfectos, que abandonará la soledad de tu pensamiento indeterminado ^^

    muuá

    ResponderEliminar
  2. Hola Montse. Acabo de leer tu comentario en mi blog. Perpleja me he quedado cuando has dicho que me "admiras"... Eres la primera persona "no amiga" (aún) que me lo dice... No te voy a mentir diciéndote que me ha disgustado que me lo hayas dicho, al contrario, me ha encantado leerlo :) pero no exageres mujer, solo intento aprender a escribir cada día un poco más y mejor, poniéndome en el papel de varios personajes... solo eso :)

    Llevas razón, hay mucha hipocresía hoy en día, pero bueno, hay que saber convivir con ella. Estaría guapo ponerse el mundo por montera e ir a contracorriente siempre, yo sería la primera que quisiera probarlo, pero no creo que fuera muy saludable jajaja...

    Le he echado un vistazo a tu blog, es muy sentimental, tiene su punto sensible a temas como el amor, la soledad, la desesperanza, etc... Me gusta... Me ha recordado mucho a uno de mis tantos blogs pasados.

    Un abrazo Montse y gracias por leerme.

    ResponderEliminar

Gracias por bucear en mis sueños.

Buceadores recientes

¿Cuántos bucearon?