domingo, marzo 08, 2009

¡Ya!


¡Ya! ¡Ya! ¡Ya!
Ya sé que no estoy
Ya sé que no soy
Ya sé que no estaré.

¡Ya! ¡Ya! ¡Ya!
Ya sé que no voy
Ya sé que no puedo
Ya sé que no podré.

¡Ya! ¡Ya! ¡Ya!
Ya sé que no sé
Ya sé que no tengo
Ya sé que no tendré...

¡Ya!...
¿Y qué?

Salí corriendo para escapar de esa pesadilla en la que tú me hiciste entrar... Corrí al encuentro de mi vida, de mis sueños, de mi propia realidad, en la que, mira por donde, tú no estás.

¡Ya!
Cerré los ojos fuerte rezando para que el cansancio acumulado durante meses hiciese eco y mis párpados se cerrasen... ya pesados... ya de plomo...
Nada

¡Ya!
Desaparecí en las sombras de la noche, sin luz, sin brillo, sin luna... mil estrellas me observaban más no percibí a ninguna.
Caminé a solas, a ciegas, sin querer, sin sentir... con el corazón de hielo y el alma en carne viva, me arrastré hasta esa guarida en la que me escondo para poder sobrevivir...

¡Ya! ¡No más!
Cerré el grifo de la sensibilidad y dejaron de sonar esas lágrimas que caían muertas hacia el infinito, perdiéndolas de vista... lágrimas de cristal que se rompen y se hacen trizas... mil ilusiones más que se pierden en lo que nunca fue, y en lo que nunca será...

¿Y qué más da?
Ahora son vanos los intentos que antaño utilicé para poder respirar... y si ahora eres tú por el que logro expirar... no me dejes caer al vacío cuando difusa se haga la línea entre la realidad y lo inexisistente, por la que camino con cuidado... cuando me tambalee, me basta saber que estás ahí y que no te irás...

¡Ya!
A cambio te daré todo lo que te pueda dar...
¿Si me pides la vida?
Aquí la tienes, tómala.
¿Si me pides el corazón?
Siempre tuyo será.
¿Si me pides un amanecer?
Juntos lo veremos, tu luz intentaré ser.
¿Si me pides la razón...?
Quítamela antes de que la deje ir... para no ver, para no sufrir...

¡Ya!
Volvió la oscuridad y el silencio me reclamó...
Me senté en esa roca al borde del abismo que he de saltar para ver de cerca esa ilusión...
Mírame y que brille tu sonrisa para que no pueda ver nada más... álzame al infinito...
Y dime, ¿salto o no?

¿Ilusión o resignación? ¿Qué he de escoger?
Pues...

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Dónde quieres que no puedas
    dónde quieres ir, que no vayas a poder...

    has de escoger lo que sí será. No lo que nunca fue, ni lo que nunca será. Aunque sean imposibles, sabes que los alcanzarás. Confía en tí.
    No es resignarse por resignarse, es saber esperar. Habrá un tiempo en el que tengas motivos por los que ilusionar, no saltes.

    ResponderEliminar
  3. Quiero ir a ese mágico lugar...
    No podré porque sueño no ir sola...

    No saltaré... pues, solo me queda esperar...

    ResponderEliminar

Gracias por bucear en mis sueños.

Buceadores recientes

¿Cuántos bucearon?