viernes, junio 05, 2009

Silencio


Vaya hombre, me volví a equivocar.
Más de lo mismo; ya estoy acostumbrada.

A perder algo sin haberlo ganado antes.

"Mírate, míralo, tienes ganado su corazón"

Sí, seguro.

Se hizo de nuevo un hueco en mi corazoncito, débil, frágil, inhóspito.
Me odio, y lo sabes.
Y lo sé yo también.
Pero, fíjese luna, hoy no me importa llorar, las lágrimas se evaporan con este calor.

Ay... otra mariposa que se marcha a morir en un rincón.
Suspiró mi alma enterar al enterarse de cuál se escapó.
No sé qué quiero, perdí mi rumbo, y mi mundo, sólo soy una piedra... ¡sólo soy una piedra!

No sé por qué me afecta tanto, si, después de todo, sabía que valgo menos que nada, como para que fuera cierto... pero una vez que empieza a ilusionarse, es casi imposible hacer que la mente deje de desvariar.

Ay... otra rosa que se marchita tras el rumbo que marcó, la estela de gotitas de agua de ese río que se murió.
Y, que en vez de ir al mar, se disolvió en el aire.

Mira al cielo, allí, allí está mi corazón; te lo envío para que lo cojas, de mí ya se olvidó.

Porque nunca me he querido, brindemos hoy al son, que marca la cafetera preparándome la pócima que me impedirá tener pesadillas esta noche.

Hágase el silencio, que ya me cansé de hablar para que mis palabras se vayan con el viento de cada despertar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por bucear en mis sueños.

Buceadores recientes

¿Cuántos bucearon?