jueves, agosto 20, 2009

Dulce melodía que me despierta cada vez que intento conciliar el sueño.
Dulce destello que me da fuerzas para caminar cada vez que las pierdo.
Dulce sueño que acentúa las ganas, ya de por si inmensas, de seguirte allá donde vayas.
Dulce canción de cuna tus palabras son, ayudándome a dormir cuando intento esperar a que salga el sol.

Dulces son los ojos que imagino cada noche observándome a oscuras, iluminando mi razón.
Razón de ser, razón de sentir, razón de saber, razón de querer, razón de seguir, razón de intentar, razón de llorar, razón de ser feliz.

Pinto tu imagen como me la quiero imaginar; feliz, sonriente, y sin ganas de llorar.
Recorto tus sonrisas y las pego en mi corazón, tal vez intentándolo aprenda a sonreir como vos.

El oscuro cielo se marcha con mi aliento, buscando tus labios en el anochecer.
No sabes cuánto tiempo te llevo esperando; no sabes cuantas noches te añoré... en aquellos días en los que nada podía ver nada más que la tristeza siempre característica de mi ser.

Ser, ser, no sé qué soy... mas sí lo que puedo ser.
No soy una princesa, no soy una estrella... sólo seré lo que tú quieras que sea.

Ahora sólo soy una llama esperando a que alguien la utilice para que las noches frías de invierno dejen de ser tristes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por bucear en mis sueños.

Buceadores recientes

¿Cuántos bucearon?