domingo, marzo 21, 2010

Hoy supe...

Hoy, mientras paseaba bajo las gotas de lluvia, que se enredaban en mi pelo sin prisa, miré hacia el cielo.
Sí. Ya antes había experimentado ese impulso casi incontrolable de ir hacia ti corriendo. Comprar un ticket sólo de ida. Perderme por las calles en las que creo tú caminas. Abrazarme a ti con fuerza.
O pretender sacarlas de donde ya no las hay.
Apenas me quedan ya fuerzas para seguir sonriendo.

Hoy, mientras que las gotas de lluvia comenzaban a mezclarse con mis lágrimas saladas, volví a pensar en lo sola que me siento. En... lo fácil que sería dejarme querer un poquito, buscar a alguien a quien contarle todo en lugar de esperar... Y esperar... Y esperar.
Y cansarme por dormir tan poco. Y de estar deprimida. Y de no sentirme bien. Y de no saber nunca cómo sería si de verdad... Estuviera cerca de tu órgano vital.

Hoy volví a hacerlo. Tras meses intentando sentirme un poquitín mejor. Volví a vomitar. Volví a resultarme repulsiva. Volví a fijarme en mis muñecas. Volví a dibujarme una mueca a lápiz, y tus brazos sujetándome fuerte para que el torbellino que nos mueve a ambos no me arrastre a mi también, y tus manos rozando mis labios como si fuesen de porcelana, y tus ojos escrutando mi mirada buscándome sin apuro.

Y yo, perdida en los tuyos, con el miedo a que desaparezcas te apretaré bien fuerte contra mi pecho. Sus latidos sonándome en los oídos...
Pero vi mi reflejo. Y supe que no sería valiente. Que tenía que haber cogido ese tren. Que debía haber soñado menos y pensado más. Que tendría que haber resuelto antes mis preguntas. Que debo quedarme callada. Que no debo volver a decir-te-lo.



Supe que, no sabré nunca cómo sentirme bien mientras que no estás.
Supe que, te quiero infinitamente más de lo que pretendía.





Supe que, correré a por ti.
Tarde o temprano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por bucear en mis sueños.

Buceadores recientes

¿Cuántos bucearon?