domingo, marzo 28, 2010

Ya sólo laten, las lágrimas aquí debajo.
Sé que no se ve desde fuera, pero tampoco lo pretendía.
Sólo quería saber si estarías bien.

Sin mi perfectamente.
Eso ya lo imaginaba, pero no hasta qué punto.
Me dolería... bastante más que antes, los enfados que me venían.
A trompicones voy andando, cada vez con menos ganas. Arrastro los pies.

Veleta o no, cambio demasiado. Pero tú mucho más que eso.
Tú me lías y me sueltas y me agarras.
Contigo sueño y por ti no puedo dormir.
Me está matando, todo esto, poco a poco.
Lentamente, como el derretirse de una vela...
Blanca la pared se cierne sobre mi...
Con una mueca desesperada trato de salir adelante...


Tres segundos más, y habría echado a correr en dirección a la luna.
Y quemarme en su luz fría y distante.
No, yo no quiero morirme, sólo pienso que estaría mejor estando muerta.
Y siempre será culpa mía, ¿no?

Todos tenemos miedos... pero los mios me impiden intentarlo.
O será mi profunda vagancia...
O a lo mejor mi distorsionada percepción de mi misma.
Sea como sea...

No, no tengo hambre.

Suspirar ya no me sirve. Mi serenidad se ve fuertemente amenazada por tu presencia inconstante.
Siento molestarte. Dolerte. Preocuparte.
Siento haberme inmiscuído en tu silencio. En tu persona. En tu vida.
Siento mucho todo lo malo que puedo haberte hecho.

Lo bueno da igual. Lo acabarás olvidando.

Quisiera besarte. Quisiera poder decirte lo mucho que te quiero...




Pero sé que todo cuanto diga para ti no será más que letras unidas por nexos llenos de silencio.
Me quedaré callada hasta que te apetezca acercarte...


Y si no, me aguantaré, como siempre

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por bucear en mis sueños.

Buceadores recientes

¿Cuántos bucearon?