domingo, abril 25, 2010

Desperté

Una noche nueva se abrió paso serpenteante por mi habitación.
No pude retroceder a su influjo, ése que me apretaba contra el techo, que me afixiaba, que no me dejaba respirar.

Me levanté con la extraña sensación de quien ha perdido algo durante las horas de sueño, escasas para mi gusto.

Ojala pudiera dejarme caer en el mundo sólo cuando fuese extrictamente necesario. Sólo cuando no me quedase más remedio que volver a pie desde un cielo estrellado, donde el reflejo de las luces de la ciudad no es más que un eco lejano.
Donde la única melodía es el pasear del viento tibio que circula entre las nubes blancas y esponjosas. La brisa de una primavera nueva, cuyo fin se acerca inexorablemente.

Palabras extrañas emanan de tus labios. De los míos es el tiempo lo que se escurre.

El tiempo, siempre tan presente y solemne, recordándonos que pronto amanecerá, y las sombras volverán a aparecer llenándolo todo de sus mentiras.

Y yo volveré a ocultarme tras mi capucha de emociones de algodón.

Desperté con la certeza de que no volvería a rehacer ese atajo hacia tus manos. Cansada ya de no saber lo que me deparará tras cada paso nuevo, tras cada nuevo sentimiento congelado por mi cerebro, tras cada temblor de mis labios al hablar.

Desperté con las alas atornilladas a la pared, y unos motivos nuevos por los que dejar de querer ser lo que soy. Desperté envuelta en el frío más profundo.
Desperté envuelta en la oscuridad que cubre todo siempre que cierras los ojos y dejas de mirarme.

Desperté del sueño que atrapado en mi te tenía... Ydesapareciste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por bucear en mis sueños.

Buceadores recientes

¿Cuántos bucearon?