sábado, enero 08, 2011

Día 1: Cambios

No, no es el primer día del año, pese a lo que pueda parecer. Pasada la hipocresía de los primeros seis días de los siguientes 358, parece ser que mi agitación se ha terminado por estabilizar.
Aún me late el corazón a voces, pero ya soy consciente de que nadie más las oye.

Pese a haber pecado igualmente de hipócrita, en mi defensa he de decir que no deriva ésta de que me resulte indiferente que el año de las personas sea o no feliz... sino más bien porque yo nunca he sido del tipo de persona que anda por ahí deseando cosas (buenas o malas)  a los demás (bien sea por timidez, o bien por miedo).

Como decía, aunque en la fecha no ponga 1, el primer día del año, mi nuevo estado anímico me ha chivado que sí será mi primer día. El mío.
No, no hice lista de propósitos: al final del año, eso sólo me recuerda que no los logré cumplir.
Sí es cierto que me sentí liviana, como una pluma, como si un peso se hubiese quedado atrapado en el extraño sueño que tuve anoche.

Para quien tenga curiosidad, diré que trataba de puertas que se abrían y cerraban.
Para quien no, diré que ninguna tenía pomo.
Para esos ciento uno que me leen, confesaré que yo aparecía en ese sueño, y que de vez en cuando también lo hacía el reflejo de aquel que en muchas ocasiones ha aparecido entre mis líneas.
Y no, no se trata del dolor.



Mil gracias a todos ^^

5 comentarios:

  1. Buenas reflexiones, de todos esperemos que cada uno podamos alcanzar un trocito de nuestros sueños.

    ResponderEliminar
  2. Un texto interesante, me ha hecho pensar.

    Crêpes
    con Nutella.

    ResponderEliminar
  3. Un texto muy bueno para entrar la primera vez a tu blog, y me quedo y me pongo a seguirte. Echaré un vistazo mejor de tus viejas entradas pero me gustó tu blog hablas de temas que dan q que pensar. Un beso enorme

    ResponderEliminar
  4. Un texto como el que nos tienes acostumbrada :)
    Muchacha, tienes una sorpresa en mi blog :)
    Pasa :)♥

    ResponderEliminar
  5. Nuevamente me has dado mucho que reflexionar (recordar propositos que no cumpli y que quiza nunca cumplire.)

    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por bucear en mis sueños.

Buceadores recientes

¿Cuántos bucearon?