lunes, enero 24, 2011

Vista

Las piernas a veces se dignan a responderme.
A veces tiemblan sólo lo justo para avisarme de que no piso tierra firme, sin dejarme caer.

A veces logro adaptarme a la luz del Sol y no me quema, tanto, su ausencia.
Siempre se me ha dado bien ver a oscuras.

Pero ver es distinto que encontrar. Y no sé si he perdido la vista o no sé dónde la puse. Simplemente te miré, y se me nubló.
Te miré y ya no supe ver otra cosa.

Me veo y te veo. Te veo... mas yo no estoy.

Y entonces es cuando sé que ya no estás. 
No conmigo.
No aquí.




Te me escurriste como si fueses un sueño
al amanecer.





Gracias por el premio LAUPINK ^^
En breve lo pondré con los demás.
Mil gracias!!

6 comentarios:

  1. Jo, te comprendo. Como duele la ausencia cuando en realidad no es más que un puñado de... nada.

    ResponderEliminar
  2. "te me escurriste como si fueses un sueño al amanecer"
    me ha encandilado de una manera impresionante (:

    ResponderEliminar
  3. "Simplemente te miré, y se me nubló.
    Te miré y ya no supe ver otra cosa."

    Me ha encantado esta frase, supongo que de cierto modo me senti identificada...

    ResponderEliminar
  4. Siempre te falla algo te cuerpo, te decepciona. la vida es...asi!! animo guapa

    ResponderEliminar
  5. =O
    la de palabras que me he perdido
    voy a matar a mi blog...
    depues de ponerme al dia claro
    ;D

    ResponderEliminar
  6. Los sueños más escurririzos son aquellos que nos ofrecen un empujón para seguir adelante y aunque echemos un vistazo a lo que dejamos atrás, darnos cuenta que podemos con todo.

    Esos sueños son los que nos hacen valientes, duendecilla.

    Me ha encantado, como siempre.

    Muac, preciosa :)

    ResponderEliminar

Gracias por bucear en mis sueños.

Buceadores recientes

¿Cuántos bucearon?