jueves, agosto 18, 2011

Un yo que no entiende de razones

Es esa sensación de pérdida de un tiempo que no me sobra la que me hace pararme a pensar en qué es en lo que me estoy equivocando.
Viéndome aquí, sentada frente a una pantalla que nada sabe decir que no esté escrito, supongo que la felicidad que todos piensan venidera será totalmente diferente. Permítanme dudarlo.
Llevo demasiadas noches sin saber cómo dormir, sin recordar qué es una noche con sueños. Tengo miedo, sí, es cierto, pero el no saber de qué me hace plantearme serias dudas respecto a mi misma.
Siento tanto haberme convertido en este vestigio de lo que soñé ser, que ni siquiera un motivo me basta para decidirme a dar el paso en la dirección correcta.
Siento ser yo misma, dentro y fuera de mi.

Siento haberme perdido sin quererlo y no querer ahora encontrarme llorando, nuevamente, tras el rastro de aquello que ni tuve en ningún momento ni espero llegar a tener.
Necesito aire
~ Fresco ~
Beso me despierte
De este mal sueño que no quiere acabárseme

Y ya no sé si esto es estar triste o simplemente es su consecuencia. Pero desdibujándome poco a poco, nada conseguiré más que ganas de llorarme por todos los rincones.
Y no saben cuánto lo odio.

Este verano me supo a tierra, y al mar ni lo olí. Quiero marchar de aquí, huir de lo que tengo y de lo que no tengo.
Quiero servir para algo más que para armonizar las noches de cuatro gatos que me miran para que les ponga de comer los restos de esta poeta sin líneas, sin palabras y sin rimas.

Mis más sinceras disculpas a los que se asoman esperando ver algo decente. La decencia en este mundo hostil es un don que pocos aún guardan. Y yo estoy demasiado loca y cansada para hacer gala de mi interés por arrancar lágrimas a borbotones a esa olla express que son los sentimientos humanos.
He aquí, yo.

O lo que quedó de mi.


5 comentarios:

  1. me pasa en este momento, y tampoco tengo ganas de estar así.

    ResponderEliminar
  2. Ser feliz parece un estado sólido, casi prefiero uno liquido o gaseoso: algo como siendo feliz, por un camino :) por muchas cosas negativas que tenga ese camino, tu caminar tiene un ciento de cosas buenas:)
    Un abrazo enoooorme para el camino:))))

    ResponderEliminar
  3. no sé si esto se debe a la crisis, el tiempo loco, el amor desatendido o vaya usted a saber, pero ese miedo se palpa en el ambiente... y nadie sabe identificarlo con un sustantivo concreto que nos haga ver la salida... ánimo, que más puedo decir

    ResponderEliminar
  4. Pues para haberte encontrado de pura casualidad, es lo más decente y precioso que he leído, porque tienes una manera especial de expresarlo. Además en estos momentos me siento muy identificada con tu texto.
    Te sigo.
    (:

    ResponderEliminar

Gracias por bucear en mis sueños.

Buceadores recientes

¿Cuántos bucearon?